Naturaleza

La biodiversidad en pocas palabras

A menudo se equipara la biodiversidad con el hecho de tener una variedad de especies. Se refiere a la variedad de especies vegetales y animales en términos de diversidad genética dentro de una especie; diversidad de especies (diferentes plantas, animales, microorganismos) dentro de un hábitat o región; y diversidad de ecosistemas (diferentes hábitats: bosques, lagos, praderas) en un lugar dado. La diversidad a estos tres niveles -genes, especies y ecosistemas- constituye en conjunto la biodiversidad. En resumen, la biodiversidad representa toda la vida en la Tierra.

Se desconoce exactamente cuántos tipos de criaturas hay en la Tierra. Las estimaciones varían ampliamente, oscilando entre 5 y 100 millones de especies. Sólo una fracción de estas - 1,8 millones de especies - han sido registradas científicamente. En nuestros océanos, en los trópicos y en los antiguos paisajes cultivados se pueden encontrar vastas zonas de biodiversidad, los llamados puntos calientes. La biodiversidad no está distribuida uniformemente. El clima y otros factores geográficos han dado lugar a determinadas regiones con una densidad especialmente elevada de especies, ecosistemas y recursos genéticos. Por ejemplo, se cree que las selvas tropicales albergan entre el 50 y el 70 por ciento de todas las plantas y animales de nuestro planeta. Sólo en Brasil se pueden encontrar alrededor de 56.000 especies de plantas diferentes.

En Brasil se pueden encontrar alrededor de 56.000 especies de plantas diferentes.

Los seres humanos dependen de la biodiversidad

Nosotros, los seres humanos, a menudo damos por sentados los beneficios de la biodiversidad. Si miramos de cerca, rápidamente queda claro que la biodiversidad nos proporciona muchos servicios. Las plantas y los animales nos proporcionan alimento, materias primas y medicinas. Los ecosistemas nos proporcionan aire limpio, agua dulce y suelos fértiles, y nos protegen contra las inundaciones y la erosión. Nuestro hábitat natural también nos ofrece oportunidades para la recreación y el ocio. La industria depende directamente de muchas materias primas naturales, como la madera, los aceites, los minerales y los tintes naturales. Algunas especies también sirven como modelos para la innovación técnica. Por ejemplo, el "efecto loto" se deriva de la superficie autolimpiante y altamente hidrófuga de las hojas de la flor de loto.

Efecto Lotus

Las superficies desarrolladas según este modelo se han utilizado durante mucho tiempo en la vida cotidiana, como en las fachadas de las casas.

La diversidad biológica es importante

Cada especie en esta tierra es un engranaje del sistema de vida que se ha desarrollado a lo largo de millones de años. Hacemos bien en respetarlos, apreciarlos y protegerlos por su propio bien, desde simples microorganismos hasta fascinantes delfines y paisajes enteros. Nosotros los humanos, como especie en este planeta, somos una parte integral del sistema de la naturaleza, y dependemos de ella directamente. Para mostrar el grado de dependencia de la biodiversidad y su importancia, los científicos han intentado cuantificar sus logros. He aquí tres ejemplos de sus hallazgos:

  • Se estima que en la medicina tradicional y moderna de todo el mundo se utilizan unas 60.000 especies de plantas diferentes.
  • El 30 por ciento de la producción agrícola mundial depende de la polinización por los animales. El valor económico total de la polinización de insectos se estima en unos 265.000 millones de euros en todo el mundo (cifras de 2009 del Helmholtz Centre for Environmental Research, Dresden University of Technology, Universidad de Friburgo).
  • Cada año se capturan alrededor de 100 millones de toneladas de organismos acuáticos, como peces, mejillones y crustáceos, lo que supone una importante contribución a la seguridad alimentaria mundial (FAO, El estado mundial de la pesca y la acuicultura 2006).
     

¿Por qué debería preocuparnos la biodiversidad?

La naturaleza es la base de nuestra vida. Y la alta biodiversidad ayuda a asegurar nuestra vida en la tierra ahora y para las próximas generaciones. Dado que la diversidad es el principio más importante de supervivencia en la naturaleza, fomenta la estabilidad. Sólo con una alta biodiversidad y especies de una amplia variedad genética puede la naturaleza hacer frente al cambio, como las diferentes condiciones climáticas o las nuevas enfermedades y plagas. Sin embargo, la extinción de una especie es irreversible y crea riesgos incalculables. Además de su valor intrínseco, los animales y las plantas juegan un papel en el ecosistema.

La pregunta es: ¿Cuándo dejarán de funcionar los ecosistemas y dejarán de prestar sus servicios?

¿Cuando el 10% de todas las especies se extinguen?

¿O el 60%?

 

Principales desafíos

Se supone que la tasa de extinción de especies debido a las influencias humanas es superior a la tasa natural en un factor de 1.000 a 10.000. Varios miles de especies animales y vegetales desaparecen cada año. Actualmente, aproximadamente 26.000 especies están amenazadas de extinción. Animales como el delfín de río chino, la cabra montés de los Pirineos y el tigre de Java ya se han perdido para siempre. Muchas poblaciones de peces marinos también están en peligro. No sólo las especies animales y vegetales, sino también numerosos ecosistemas de todo el mundo están en peligro. Ya en 1990, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estimó que el 42 por ciento de la selva tropical había sido destruida. Alrededor de 13 millones de hectáreas de bosque son destruidas anualmente. Y la agricultura intensiva lleva a la pérdida de muchas variedades de plantas agrícolas; por lo menos el 75 por ciento están ahora extintas.

Resoluciones y programas en curso

Convenio sobre la Diversidad Biológica

El Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) es el acuerdo internacional vinculante más completo sobre la protección de la biodiversidad y el uso sostenible de los recursos naturales. Fue adoptado tras la primera Cumbre Mundial sobre el Medio Ambiente celebrada en Río de Janeiro en 1992 y desde entonces ha sido firmado por más de 190 países. El Convenio establece que la biodiversidad es esencial para nuestro bienestar y calidad de vida. Sus tres objetivos principales son la conservación de la diversidad biológica, el uso sostenible de sus componentes y la distribución equitativa de sus beneficios. El último informe del CDB de octubre de 2014 concluye que casi todas las metas de biodiversidad establecidas por la comunidad internacional para 2020 han sido incumplidas.

UICN

La "Lista Roja" internacional es el indicador más conocido y fiable de la salud de la biodiversidad mundial. Es publicado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Los expertos regionales evalúan y actualizan el riesgo de extinción de varias especies animales y vegetales de acuerdo con una serie de criterios establecidos. Fundada en 1948, la UICN es una organización internacional compuesta por organizaciones gubernamentales y de la sociedad civil.

WWF

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) es una organización no gubernamental internacional comprometida con la conservación de la diversidad biológica y el uso sostenible de los recursos naturales desde hace más de 50 años. La organización de conservación de la naturaleza está activa en más de 100 países. Apoya miles de proyectos de conservación y medio ambiente en todo el mundo.

¿Cuándo dejarán de funcionar los ecosistemas y de prestar servicios?

El compromiso de Weleda con la biodiversidad

Las materias primas naturales están en el corazón de nuestros productos en Weleda. Mediante el cultivo de casi 248 kms 2 ( equivalente a casi 35.000 campos de fútbol) en todo el mundo, de acuerdo con las directrices de cultivo orgánico, cuidamos la salud del suelo y contribuimos a la preservación de la biodiversidad. Porque sin biodiversidad, los productos Weleda no pueden existir.

Jardines Weleda: No sólo queremos proteger la biodiversidad, sino también promoverla.

Abastecimiento ético de materias primas

¿Qué es eso y cómo me afecta?

Ya sea árnica, aceite de palma o café, el cultivo y el comercio de ingredientes y productos naturales a menudo causan problemas ecológicos y sociales. No es una coincidencia que haya una preocupación creciente por las condiciones de trabajo y el impacto ambiental que implica el abastecimiento, la fabricación y la venta de productos derivados de la naturaleza. Numerosos estudios de caso de la organización ecologista Greenpeace han demostrado que muchas empresas abusan de su poder violando los derechos humanos y las normas medioambientales. El informe de Greenpeace, "Justice for People and Planet, 2018", documenta la mala conducta de las empresas en relación con la deforestación, la contaminación del agua y el aire, los accidentes químicos y nucleares y las violaciones de los derechos indígenas. Pero los consumidores también tienen poder, el poder de la demanda. En última instancia, lo que exigimos como consumidores y las decisiones de compra que tomamos determinan qué productos llegan a los mercados. Cada vez más personas asumen la responsabilidad personal de los productos que compran. Su impacto no debe subestimarse: estas decisiones no sólo afectan a la economía de mercado, sino también al bienestar de las personas y al medio ambiente.

Las cadenas de suministro detrás de los productos

Las cadenas de suministro y de valor conectan a empresas de todo el mundo, a menudo en varios continentes. Es la forma en que las empresas adquieren mano de obra, materias primas, suministros y servicios para la fabricación de sus productos. Las empresas que operan a nivel mundial están abriendo nuevos mercados y lugares de producción, lo que puede causar problemas sociales y ecológicos a lo largo de las cadenas de suministro, debido a las diferentes condiciones del marco legal y a las normas ecológicas y sociales mínimas. Esto puede conducir a una falta de transparencia y a una aplicación inadecuada de los derechos humanos y de las normas laborales, sociales y medioambientales. Esto no sólo se aplica a la producción de los países en desarrollo y emergentes, sino también a la de los países más ricos.

Ejemplo: Plantas medicinales

Alrededor de 60.000 especies de plantas se utilizan como ingredientes medicinales en todo el mundo. Según WWF, más de 400.000 toneladas de plantas medicinales con un valor de mercado de más de 1.000 millones de euros entran en los mercados internacionales cada año (Heilkraft der Natur, 2015). Alemania consume anualmente unas 45.000 toneladas de plantas medicinales, ocupando la primera posición en Europa. Cuatro quintas partes de todas estas plantas en todo el mundo se recolectan en estado silvestre, sin certificación ni supervisión. Pero la cosecha y el manejo descuidado tienen consecuencias ecológicas, sociales y económicas. Alrededor de 15.000 especies están amenazadas por la sobreexplotación y la pérdida de hábitat. Si estas plantas se extinguen, ya no estarán disponibles para los medicamentos en los países de origen, ni para la economía ni para los consumidores internacionales. 

En Weleda, todas las plantas de recolección silvestre están certificadas,

Los estándares orgánicos ayudan a los animales y a las plantas, pero ¿qué pasa con los humanos?

Desde un punto de vista ecológico, las normas orgánicas son la mejor opción. Las estrictas directrices de las asociaciones de productores ecológicos establecen normas aún más estrictas que las exigidas por la ley. Sin embargo, aún hay margen de mejora, por ejemplo, en lo que se refiere a la conservación y promoción de la biodiversidad. Desde un punto de vista social, existe una amplia gama de normas de certificación. Por un lado, existen etiquetas que abordan ampliamente los derechos humanos, como la Norma de Gestión Social SA 8000. Por otro lado, hay asociaciones de agricultores que trabajan dentro de la legislación laboral del país de origen, sin cumplir otros criterios sociales. Puede ser difícil hacer un seguimiento de los diferentes sellos y etiquetas de certificación. Aquí es donde el índice de la etiqueta ecológica es de gran valor. Con más de 460 etiquetas de casi 200 países y 25 sectores, es el mayor directorio de su tipo.

Union for Ethical BioTrade

La Unión para el Biocomercio Ético (UEBT), https://www.ethicalbiotrade.org/ proporciona un estándar reconocido mundialmente para el abastecimiento ético de ingredientes naturales. La organización sin fines de lucro fue establecida como una rama del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB) y de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD). La norma de la UEBT abarca los tres pilares de la sostenibilidad y va más allá de los convenios existentes de la Organización Internacional del Trabajo de las Naciones Unidas (OIT), las Directrices de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y otros. En el cumplimiento de la norma UEBT, una empresa asegura a sus clientes

  • Que la biodiversidad se conserva y se utiliza de forma sostenible durante la obtención de materias primas para sus productos.
  • Que todos los socios a lo largo de la cadena de suministro reciban un trato y una remuneración justos, y que exista un sistema de trazabilidad para identificar los orígenes de los ingredientes naturales.
  • Que en lugar de "acaparamiento de tierras", se adopten medidas concretas para evitar el uso ilegal de la tierra.

La diferencia entre Fairtrade, UEBT y otras etiquetas

El sello Fairtrade es bien conocido en la industria alimentaria, especialmente en el café Fairtrade. Los criterios Fairtrade incluyen la prohibición del trabajo infantil ilegal y del trabajo forzado. Un tercio de los criterios se refiere a la protección del medio ambiente. La diferencia entre UEBT y otras etiquetas es que el estándar UEBT monitorea específicamente las cadenas de suministro de una empresa hasta su origen, para todos los ingredientes naturales que obtiene. Para ello, UEBT ha desarrollado herramientas de gestión específicas. La norma UEBT también incluye el monitoreo continuo de las especies en cultivo y recolección silvestre, para que la biodiversidad pueda ser incrementada o mejorada en casos críticos.

UEBT considera el sistema de una empresa como un todo.

Abastecimiento ético de materias primas en Weleda

Weleda es uno de los mayores compradores de materias primas orgánicas del mundo. En 2018 Weleda fue uno de los dos líderes del mercado que recibió la nueva certificación UEBT de abastecimiento con respeto. Weleda es miembro de pleno derecho de la UEBT desde 2011. Ha implementado el estándar UEBT en todas sus cadenas de suministro de materias primas naturales, desde su origen. Con más de 1.200 cadenas de suministro, este esfuerzo único implica un esfuerzo considerable. Como miembro de la UEBT, Weleda contribuye a la conservación y uso sostenible de la biodiversidad. Además, hemos instalado prácticas socioeconómicas a lo largo de nuestras cadenas de suministro y nos aseguramos de que se mantengan los estándares sociales durante el abastecimiento de nuestras materias primas. Aseguramos un ingreso básico adecuado para todos nuestros socios proveedores y nos esforzamos por conseguir contratos a largo plazo con nuestros proveedores, con el fin de permitir una planificación fiable para todas las partes implicadas.

La certificación UEBT: Abastecimiento con respeto

Al recolectar y cosechar plantas y semillas con respeto, Weleda contribuye a su conservación y apoya a las personas cuyo sustento depende de la naturaleza.