Familia

¡Saliendo a la luz!

Las personas, como las plantas, necesitan luz solar para un crecimiento saludable. Para los bebés y los niños pequeños en particular es importante para el desarrollo de su estructura ósea. Sin embargo, tomar demasiado sol no es aconsejable. ¿Con qué frecuencia y por cuánto tiempo los niños deben salir al sol? El pediatra Prof. Dr. Alfred Längler ofrece respuestas y consejos.

Solo la luz solar, o más precisamente la radiación UV contenida en ella, permite que los niños desarrollen su esqueleto. Los huesos sanos son el requisito previo para una postura erguida y para caminar con fuerza. Al nacer, la mayoría de los huesos de un niño están hechos de cartílago, y se vuelven firmes solo más en adelante. La mineralización ósea adecuada comienza a ocurrir a medida que los niños consumen calcio y fosfato con su nutrición. Estas dos sustancias importantes se incorporan a los huesos cartilaginosos, bajo la influencia de la vitamina D.

"Los bebés y niños pequeños deben exponerse a la luz del sol de 30 a 60 minutos por día. Es suficiente si su cara está expuesta a un cielo despejado".
Prof. Dr. med. Alfred Längler

La mayoría de los alimentos sólo contienen una pequeña cantidad de vitamina D, aunque hay cantidades más altas en el aceite de hígado de pescado y el pescado aceitoso. También podemos producir una gran cantidad de la vitamina D que necesitamos nosotros mismos. Esto se hace con la ayuda de la radiación UV, que obtenemos cuando hay suficiente luz solar sobre nuestra piel. 

Si falta vitamina D nuestros huesos no pueden desarrollarse correctamente. En los bebés, la deficiencia grave de esta vitamina puede provocar raquitismo. Esta es la razón por la cual los suplementos se recomiendan para bebés en Alemania por ejemplo. Si bien la leche materna es la mejor nutrición para los bebés, esta contiene solo una cantidad relativamente pequeña de vitamina D y las fórmulas para los pequeños producidas comercialmente deben ser enriquecidas con esta vitamina (hasta 15 μg o 600 UI / litro).

 

Para garantizar que produzcan suficiente vitamina D en su piel, los bebés y los niños pequeños deben exponerse a la luz solar de 30 a 60 minutos por día; es suficiente si su rostro está expuesto a cielo despejado. La luz solar directa no es necesaria y, por supuesto, no deberían ir sin ropa al aire libre y perder calor corporal. 

Pero demasiada luz solar puede tener consecuencias negativas, especialmente para bebés y niños pequeños. A esta edad, la piel de un niño todavía es muy delgada y tiene pocos melanocitos (células de la piel que producen el pigmento protector que oscurece la melanina). Esto significa que incluso un período relativamente corto de exposición al sol puede causar quemaduras. Como cualquier otra quemadura, esto se manifiesta a través de un enrojecimiento de la piel, y en formas extremas causa ampollas. Las quemaduras solares en la infancia pueden aumentar significativamente el riesgo de desarrollo posterior de cáncer de piel. Esto se debe en parte al hecho de que el sistema inmunológico de un niño aún no está completamente desarrollado y por lo tanto no puede reparar el daño celular causado por los rayos del sol.

Usá protector solar para tu hijo

20
not less than
50
up to

no menos que

hasta

Al seguir algunas pautas importantes, los padres pueden dejar que sus hijos disfruten de los beneficios de la luz solar sin exponerlos a los riesgos innecesarios y evitables de la exposición solar.

  • Cuanto más pequeño sea el niño, más importante es que no permanezca bajo el sol abrasador (especialmente no durante las horas del mediodía, entre las 11:00 y las 16:00).

  • La piel de tu hijo siempre debe estar lo suficientemente cubierta, con un sombrero (con protección para el cuello) y ropa ligera de algodón.

  • Usá un protector solar factor 20 o superior, sin perfumes ni conservantes.

  • En las orejas, la nariz y la parte superior de los pies, el protector solar se debe aplicar con especial cuidado.

Incluso si los niños usan protector solar, esto no significa que puedan permanecer bajo el sol directo durante períodos de tiempo más largos. Si se producen quemaduras a pesar de tomar las precauciones anteriores, se requiere un tratamiento inmediato y efectivo. 

Autor

Prof. Dr. med. Alfred Längler

Senior Physician in the Department of Paediatrics and Adolescent Medicine at the Community Hospital in Herdecke, Germany.

Additionally he is a Professor of Integrative Paediatrics and Adolescent Medicine at the University of Witten/Herdecke.